COVID-19 mirando atrás (I). El reflejo de las limitaciones humanas del empresario

Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin

La preocupación por el futuro inmediato durante una crisis es verdaderamente el conductor de nuestro cerebro personal y empresarial y los mensajes que nos envía son de todo tipo menos creativos y positivos.

Cada vez que algo malo pasa, como el COVID-19, siempre aparecen montones de posts en los blogs, artículos y conferencias que apuntan al mismo tema: ¿queremos ver una Crisis o debemos verlo como una Oportunidad?

Y todos coincidimos en ¡OPORTUNIDAD, OPORTUNIDAD y OPORTUNIDAD!… aunque realmente sólo muy pocas veces somos capaces de ver una oportunidad.

La obligación de un director general, la obligación de un cuerpo directivo, la obligación de todo equipo de negocios es saber encontrar oportunidades en cualquier sitio, porque la empresa debe sobrevivir a la crisis.

Pero ¿qué es lo que realmente pasa por el interior de nuestras cabezas? Los problemas del corto plazo, el reaccionar ante lo que es inmediato. La preocupación por el futuro inmediato durante una crisis es verdaderamente el conductor de nuestro cerebro personal y empresarial, y los mensajes que nos envía son de todo tipo menos creativos y positivos. 

El diálogo interno

Este momento de diálogo interno se produce muchas veces y de muchas maneras durante la crisis. Es un diálogo de uno mismo consigo mismo donde el yo-profesional, el yo-personal y el yo-mismo reflexionan sobre la situación actual, tratan de buscar alternativas, buscar soluciones y se repiten muchas veces frases tales como ¡Tiene que haber una solución, piensa!. ¿A ti no te pasa?

Es importante darse cuenta de que este proceso lo hacemos en modo reflexión personal, con nosotros mismos, priorizando el problema que más miedo nos da, solos con nuestras propias limitaciones. En la gran mayoría de veces sólo hacemos que dar vueltas sobre los mismos puntos y no avanzamos.

¿Por qué no avanzamos?

  1. No pensamos en el futuro, sino que el corto plazo actúa como imán
  2. No nos mueve el desarrollo de negocio, sino que las fuerzas de la incertidumbre nos atan a los pensamientos negativos

El miedo bloquea a la persona, no deja el que se pueda marcar una meta positiva en el futuro y diseñar con creatividad el plan de acción.

Cuando empezó la crisis del Covid19, abrimos una línea de soporte al ejecutivo en Mallorca con la asociación PIMEM denominada Coaching en Tiempos de Crisis; no nos podemos permitir que nuestros empresarios se sientan bloqueados.

Tuvo más éxito de lo que esperábamos (rompimos el pensamiento limitante) porque el coaching ejecutivo no era muy conocido en la PYME Mallorquina (realidad negativa). El mejor éxito fue el poder sentir cómo tras las sesiones de trabajo los dueños de esas empresas y negocios se volvían a sentir empoderados porque habían diseñado el plan de salida. ¡¡¡Rompimos el bloqueo mental!!!

¿Cómo cambiar la actitud y la predisposición ante la incertidumbre? ¿Cómo manejar los miedos empresariales y personales? Perfilamos objetivos, definimos el plan para luchar por ellos y caminamos juntos en la implemenatación. ¡Éxito del programa de Coaching!

Deja un comentario